viernes, 13 de marzo de 2015

Deseo de Verdad


“Se me acercó a los ojos, me miró muy callado y me rodeo con su brazo por el hombro, con la mano en el cuello hasta notar sus dedos rozándome la nuca. Suspiró y me dijo:


-         Lo siento pero no te puedo besar.




Y yo no pude desearle más.




Entradas más leídas de la semana

Nuevos visitantes o dudas

z