miércoles, 27 de abril de 2011

Cuernos de Verdad // Confianza de Verdad


Nara: Oye, Nar, sé que ya llevamos bastante tiempo juntos y quiero comentarte algo que nunca he cuestionado de ti, pero que quería comentarte.

Nar: Dime.

Nara: Por tu forma de ser, por tus gestos, por cómo eres con la gente que te rodea, por cómo eres conmigo, sé, o al menos pondría la mano en el fuego por asegurar que nunca me has engañado con nadie. Se nota que a ti eso no te va. No es propio de ti. Pero si me los pones, los cuernos,  creo que nunca me daría cuenta, porque nunca me lo esperaría de ti, y creo que eso es un problema, es algo que no debería pasar por alto. Que todas las personas en muchas ocasiones, y mucho más, inesperadamente, cogen y te sorprenden, te decepcionan, te defraudan, te fallan. Y creo que esa facilidad, esta mía inocencia es un error. Porque además la transmito.

Nar: Bueno, no sé, yo no te puedo decir nada. Porque esto se basa en plena confianza. Los celos no son hechos objetivos. ¿Qué significa ser celoso? No poder evitar la necesidad de sospechar que nos van a arrebatar algo que nos pertenece. A una persona celosa no le hacen falta hechos para serlo, la imaginación ya hace suficiente para dar las cosas por hechas.

Los celos son la antítesis de la confianza. Si tienes celos de tu pareja significa que no tienes la suficiente confianza en ella y que, a fin de cuentas nunca vas a estar bien del todo con ella, y claro, mucho menos sin ella. Por eso desde el principio de una relación tenemos que saber cómo podemos ser y cómo vamos a ser debido a esa persona, que lógicamente nos va a condicionar en nuestro día a día y en nuestra forma de actuar, que nunca de pensar. ¿Sabes dónde quiero llegar?

Nara: No.

Nar: Que si crees que te seré infiel es porque después de tanto tiempo juntos no nos tenemos confianza y recíproca sinceridad. Y eso es el primer indicio de lo que no quiero decir.

Nara: Nada, tranquilo. Sólo le daba vueltas. Sólo sé que si me pones los cuernos nunca lo sospecharé, ni me daré cuenta. Así que por favor. Confío en ti.

Nar: No confíes en mí si vas a sospechar de mis actos y de tu inocencia. Hazlo sólo si te sale solo. Si no, dímelo. Confía en mí si tú confías en ti misma. Si no, no valdrá de nada.

Nara: Ok. Hecho.






Entradas más leídas de la semana

Nuevos visitantes o dudas

z