martes, 15 de marzo de 2011

No más de Verdad

Nadie mejor que tú sabe cuándo te has pasado de la raya.
Cuándo parar. Y esto se para aquí. Esto se vuelve a parar aquí.

Cuando amas, perdonas, cuando no amas, olvidas. Y tú castigas, no sé qué quieres que te diga. Siempre dando más aunque tú ni recibas.

Hemos retomado esto porque tú insistías, porque tú decías que sin mí no era vida y me has hecho creer que era verdad, me has hecho creer que sí te necesitaba. Pero al dejar atrás todo lo que ahora tenía, al volver a cambiar miles de cosas sólo para que parezca que iba a ser como antes me he dado cuenta con el primer segundo beso del gran error que he cometido. De por qué esto no funcionaba. Llegué a odiar sólo el hecho de que fueras patosa, demasiado cariñosa, demasiado dar sin querer recibir, siempre dando tu brazo a torcer, tú siempre “lo siento”, tú siempre “llevas razón” y tus siempre “es verdad, debo cambiar”. No. Esto no va a cambiar.

Es triste pero entiende que me quiera volver por donde he venido. Sí. Así de rápido, así de borde, así de asqueroso, es cierto. Me has intentado vender la moto y lo has hecho muy bien, la he comprado, pero ya era de segunda mano y está como para llevarla al desguace. Hace un tiempo la hubiéramos podido arreglar juntos, pero ya no, no empeoremos las cosas, no la rompamos más, mírala ahora, no nos volvamos a engañar.



Nuevos visitantes o dudas

z