viernes, 19 de agosto de 2011

Errores de Verdad


Te delataban tus palabras de agradecimiento en exceso, tu alegría atropellada y sin motivos.



Te delataban y te condenan, a que sufres lo que no mereces, a que quieres sufrir lo indebido.




Cuando dejes de condenarte, te querrás. Palabra.




P.D.: Discúlpame por el atrevimiento.







Entradas más leídas de la semana

Nuevos visitantes o dudas

z