martes, 2 de noviembre de 2010

Compromiso de Verdad

- Oye, Nar, ya que no has sacado el tema, llevo tiempo dándole vueltas a un tema. 
- Dime, Nara.
- No sé cómo decírtelo, porque igual es un poco precipitado o a veces simplemente se sobreentiende…
- No des rodeos, Nara. Ataja.
- Nar, ¿Hacia dónde va nuestra relación?
- No sé a qué te refieres, de momento vamos a la Puerta del Sol.
-Sí, ¿Tú y yo qué somos? Quiero decir,  que si te gustaría que hubiera más compromiso entre nosotros. No ser sólo simples amigos con derecho a mirarnos pero no a enamorarnos.
-¿Que qué somos? Nara, tengo motivos por los que me casaría contigo esta misma noche pero otros por los que no te querría ni ver y como ahora no se hacia donde se inclina la balanza no quiero que hoy te cases conmigo y que mañana te pida la separación, son muchos papeles y perderíamos nuestro primer día de casados o mejor dicho nuestra bonita y fugaz luna de miel.
-Venga, en serio…
-Mira, si tú y yo no somos nada más es porque uno de los dos no quiere; cuando los dos quieren eso se nota y no se pregunta. Pero si te digo la verdad es que tengo muchas dudas
-Entiendo. Tienes dudas. Me gustaría conocer los motivos buenos.
-Y a mí los malos.

Entradas más leídas de la semana

Nuevos visitantes o dudas

z