viernes, 21 de agosto de 2015

Única de Verdad


No es porque seas preciosa, ni porque apenas creas en el amor. Tampoco es porque al cruzar las manos tus dedos siempre sobresalgan sobre los míos.

No es por tu mirada constante, ni por tus ganas de cambiar el mundo. Tampoco por la puerta al cielo que tiene tu sonrisa algunos lunes.
No es porque hagas volar nubes cuando te aviso de mis tormentas, ni porque dibujes mi hoyuelo izquierdo cada vez que te hablo de guerras sin tregua.

De verdad, te lo juro, tampoco es porque entiendas de "pe" a "pa" todas y cada una de mis expresiones, ni porque te partas de risa con mi risa, ni porque andes como una princesa, ni porque habites en el mundo como una reina.

No es porque en la cama bailes como nadie, no es porque te muevas como una serpiente en la vida, no es porque tus películas sean mis historias, no es porque tus lágrimas sean mis ganas de matar, ni tampoco porque tu ombligo sea la llave a los días de verano.



Es por la magia, por el ruido, por las interferencias. Es por la complicidad, por los besos en la nariz, por el invierno. Es pura y sinceramente porque eres la única persona por la que yo renunciaría al resto.










Entradas más leídas de la semana

Nuevos visitantes o dudas

z